MONÓLOGOS DE LA VAGINA

Producciones Imperdibles vuelve al Palacio Marqueses de La Algaba un verano más para volver a encontrarse con el público sevillano que, desde hace años, sigue nuestros espectáculos estivales.

Este año hemos querido hacer un guiño y plantear un espectáculo muy diferente a lo hecho hasta ahora. Sin abandonar la comedia, nos adentramos en el mundo de la mujer a través de uno de los textos más celebrados y representados de los últimos años. Una obra dramática creada a partir de las entrevistas realizadas por la autora a mas de 250 mujeres de toda condición y que tienen como denominador común la vagina y todo lo que de símbolo y realidad femenina representa,  ya sea a través del sexo, el amor, la violación, la menstruación, la mutilación, la masturbación, el nacimiento, el orgasmo y la variedad de nombres para la vagina, o simplemente como un aspecto físico del cuerpo.  

En la puesta en escena, nuestra intención ha sido teatralizar e incluso dialogar algunos de esos monólogos buscando una dinámica con mucho ritmo escénico, a modo de “montaña rusa”, entre los textos, digamos, más “divertidos” y los que tienen una mayor carga dramática.

Además del valor documental, los textos de Eve Ensler rebosan de poesía, valentía, ironía y cierta comicidad que impregnan un compromiso humano más allá de la propia reivindicación de género.

 

MONÓLOGOS DE LA VAGINA

 

Eve Ensler escribió la primera versión de esta obra en 1996, después de entrevistar a más de 200 mujeres acerca del sexo, las relaciones amorosas y la violencia doméstica.

Las entrevistas empezaron como conversaciones casuales con sus amigas, quienes le contaron anécdotas que habían oído de otras amigas, y así se inició la cadena de relatos que dio origen a la obra.

Los monólogos buscan "celebrar la vagina", describiéndola como superior al pene masculino, debido al hecho de que está conectada con el clítoris, el único órgano humano que no tiene otro propósito que el de dar placer.

Monólogos de la Vagina se estrenó el 3 de octubre de 1996 en Nueva York. Originalmente incluía una sola actriz: la propia autora que le daba vida a una docena de personajes relatando sus historias. La edad, actitud y estado de ánimo de los personajes varía, pero todos los monólogos están relacionados con la vagina, ya sea por tratarse de la sexualidad, la menstruación, la masturbación, el orgasmo, el parto, la violación o la mutilación genital. 

A lo largo del tiempo y en todas las culturas del mundo, el poder de las mujeres ha estado vinculado a su sexualidad y a su habilidad de parir hijos. Por esto, Eve Ensler considera que la vagina puede ser un instrumento de poder. 

A partir de 1998 la obra pasa a convertirse en un movimiento en contra de la violencia de género.

En Estados Unidos la popularidad de la obra llegó a tales niveles que en el año 2001 abarrotó, con la actuación de varias artistas famosas, el cupo de 18,000 asientos del Madison Square Garden.

La obra ha sido traducida a más de 45 idiomas y llevada al escenario en casi 120 países. 

LA OBRA

Monólogos de la Vagina está formada por un número de monólogos interpretados por mujeres. 

En un principio, Eve Ensler realizó cada monólogo ella misma, con actuaciones posteriores de tres actrices, y las versiones más recientes con una actriz diferente para cada función.

En nuestra versión los monólogos los interpretan dos actrices de reconocido prestigio y amplia trayectoria.

En nuestra puesta en escena nuestra intención ha sido teatralizar e incluso dialogar algunos de esos monólogos buscando una dinámica con mucho ritmo escénico a modo de “montaña rusa” entre los textos, digamos, mas “divertidos” y los que tienen una mayor carga dramática

Cada monólogo de alguna manera se relaciona con la vagina, ya sea a través del sexo, el amor, la violación, la menstruación, la mutilación, la masturbación, el nacimiento, el orgasmo y la variedad de nombres para la vagina, o simplemente como un aspecto físico del cuerpo. Un tema recurrente en toda la pieza es la vagina como un instrumento de poder femenino, y la última encarnación de la individualidad. 

 

Algunos de estos textos son:

 

  • Yo tenía doce años, mi madre me dio una bofetada: un coro que describen el primer periodo menstrual de muchas de jóvenes y niñas.
  • Mi Vagina enojada: en la que una mujer con humor habla acerca de las injusticias forjadas en contra de la vagina, como tampones, duchas vaginales, y las herramientas utilizadas por los obstetras y ginecólogos
  • Mi vagina era mi pueblo: un monólogo de datos de los testimonios de las mujeres bosnias víctimas de campos de violación.
  • El pequeño Coochie Snorcher que sí pudo: una mujer recuerda los recuerdos de experiencias sexuales traumáticas en su infancia y que se describe como "la curación positiva" la experiencia sexual en su adolescencia con una mujer mayor. En la versión original, que es 13, pero versiones posteriores cambiaría su edad a 16 años. Esta obra en particular ha suscitado numerosas controversias y críticas debido a su contenido (véase más adelante).
  • Reivindicación del Coño: una obra narrada por una mujer que pone de manifiesto que la palabra "coño" en sí es una palabra muy bonita a pesar de sus connotaciones desconcertante
  • La mujer que amaba hacer vaginas felices: en el que una trabajadora del sexo para las mujeres discute los detalles interesantes de su carrera y su amor por las mujeres que dan placer. En varias actuaciones que a menudo se llega al final de la obra, literalmente, culminando con una manifestación vocal de un "orgasmo triple".
  • Debido a que a él le gustaba mirarla: una mujer describe cómo pensaba que su zona púbica era fea y se avergonzaba de pensar en ella, pero cambió de opinión debido a una experiencia sexual con un hombre llamado Bob que le gustaba pasar horas mirándola.
  • Yo estuve allí, en la habitación: un monólogo en el que Eve Ensler describe el nacimiento de su nieta.

 

La producción de Monólogos de la Vagina se ha vuelto el pilar en el que se apoya el proyecto de V-day. La "V" es por "San Valentín", "vagina" y "victoria". Por medio del nombre se busca establecer una conexión entre el amor y respeto a las mujeres, y el fin de la violencia contra ellas.

 

Cada año, entre el 1 de febrero y el 8 de marzo (el Día Internacional de la Mujer), grupos de voluntarios alrededor del mundo llevan al escenario la obra de Ensler para recaudar fondos en ayuda a programas regionales que combaten la violencia contra las mujeres y las jovencitas, que incluye refugios para víctimas de violencia doméstica y centros de apoyo para víctimas de violación.


 

Imágenes Monólogos de la vagina

JA slide show

Video Monólogos de la vagina

Cartel MONÓLOGOS DE LA VAGINA

 

Ficha Artística MONÓLOGOS DE LA VAGINA

Actrices:
Antonia Zurera, Alicia Remesal

Iluminación y sonido:
Sergio Collantes, José Pipio

Comunicación:
Pepa Muriel

Administración:
Mela Peñalver

Asistente de Dirección:
Javier Castro

Dirección:
José María Roca